Bonito en conserva

Portada / Receta / Bonito en conserva
  En Pescados y mariscos, Recetas con toque
Bonito en conserva
Dificultad Medio

¡Valora mi receta!

5/5 entre 2 opiniones ¡Quiero valorar!
Cada año procuro hacer en el mes de julio o agosto el bonito en conserva de aceite de oliva; enfrente de casa tengo una pescadería que se dedica a vender ambulante por los pueblos y el establecimiento lo abren dos veces a la semana, pero Toño, uno de los dueños me avisa cada vez que llegan los bonitos de Burela para que yo pueda prepararlos y cada semana me trae uno de esos tremendos pescados, siempre se lo pido grande, mínimo 14-15 kg, ya que me pongo no me importa que sea grande, lo prefiero porque así las rodajas son más grandes y los botes salen perfectos.
Es una conserva riquísima, da su trabajo pero luego durante todo el año no compro ni una sola lata de bonito para nada, y es que el que se hace en casa está delicioso y queda perfecto en nuestras recetas.
El bonito es un pescado azul, destacando por su contenido en ácidos grasos omega-3, un tipo de grasa saludable que entre otros aspecto ayuda a rebajar los niveles de colesterol alto, y a prevenir afecciones cardíacas y enfermedades de las articulaciones.
Desde un punto de vista nutricional, y dado que el bonito es un pescado azul, destaca desde un primer momento por ser un alimento especialmente rico en grasas saludables (concretamente en ácidos grasos omega-3).

También aporta interesantes cantidades de vitaminas del grupo B (como la vitamina B2, B3, B9 y B12), además de vitaminas A y D; y minerales como el potasio, fósforo, magnesio, hierro y yodo.

Además de su contenido en grasas saludables también debemos destacar la presencia en cantidades interesantes de proteínas de alto valor biológico.
consumo de bonito junto con alimentos ricos en calcio, ya que su contenido en vitamina D ayuda a mejorar su absorción. Mientras que la vitamina A es fundamental para la salud de la visión, y mejorar la resistencia frente a las infecciones.

Entre su contenido en minerales podemos destacar la presencia de yodo, fundamental en el buen funcionamiento de la glándula tiroides, mientras que el magnesio ayuda en el mejor funcionamiento de los músculos, nervios e intestinos.
Y después de toda esta información vamos allá con la receta... Espero que la pongáis en práctica .
Raciones 19 tarros
Tiempo de preparación 30 Minutos
Tiempo de cocción 2 Horas
Tiempo de reposo 12 Horas
Ingredientes
Raciones: tarros
Instrucciones
  1. Primero llevamos a ebullición los botes de cristal que vayamos a usar y las tapas durante unos 15-20 minutos.
  2. El pescadero a mí ya me hizo las rodajas gruesas, del tamaño de mis botes, le quitó las vísceras y me lo limpió completamente.
  3. Ponemos una olla con agua y sal gruesa, las medidas de sal son 50 g por cada litro de agua, yo os digo que para mí olla extra grande echo dos puñados grandes de sal, nunca os quedará salado de más porque la carne coge la medida necesaria, pero es importante que el agua esté bien salada, como la de mar.
  4. Llevamos a ebullición cada rodaja, yo al menos una hora cada una, tenéis que ver que la espina se separa de la carne, antes no la quitéis porque no estaría suficientemente cocinado por dentro.
  5. Retiramos una vez esté y limpiamos de espinas y la piel.
  6. Yo le quito también las partes centrales más oscuras, hay gente que los conserva aparte para empanadas, yo sé lo doy a nuestros gatitos (nos lo agradecen ).
  7. Una vez limpio y en trozos vamos rellenando los botes, sin apretar en exceso.
  8. Cubrimos con aceite de oliva, un buen aceite, pasáis un cuchillo por toda la pared del bote por dentro por si quedan burbujas y zonas sin aceite.
  9. Tapamos los botes y los ponemos en una olla sobre un paño (o sea un paño en el fondo de la olla para que no choquen y puedan estallar).
  10. Cubrimos con agua todos los botes, al menos un par de cm sobre las tapas, y llevamos a ebullición durante una hora.
  11. Una vez que ya pasa la hora apagamos el fuego y dejamos que se enfríen; yo los dejo toda la noche hasta el día siguiente en la olla.
  12. Al día siguiente los quitamos, secamos y colocamos boca abajo para que veamos si están bien sellados, guardamos así en un lugar fresco y oscuro al menos una semana y luego ya los podemos voltear y se nos conservan un año o más.
  13. Nosotros al pasar un mes los probamos ya... Aunque dicen que al menos 3 meses para comenzar a consumirlos para que cojan bien sabor.
  14. Y listos para disfrutar!
Recetas relacionadas
Mostrando 2 comentarios
  • Ana
    Responder

    Buenas noches. Ines. Me encantan tus recetas. Sobre la de hoy, quiero comentarte lo que me dijeron en un curso de conservas que hice. Los frascos de conserva ya llenos ( que no sean de frutas o tomates), deberían cocerse en una olla a presión cerrada, para que alcancen una temperatura superior a los 100*c. de una olla normal cuando hierve el agua, para asegurarnos terminamos con el botulismo.​​

    5
    • Inés Carcacía
      Responder

      Si, gracias lo he leído en varias páginas de internet, pero me da pánico la olla exprés y más con botes dentro; la verdad es que hace 6 años que lo hago así,cubro mucho de agua en la olla y los dejo a veces hasta una hora y media a hervir para mantener los 100º y nunca hemos tenido ningún problema pero muchísimas gracias por la información. ;-))

      5

Coméntalo

¡Recibe las recetas con mi toque en tu email!

Inés Carcacía on twitterInés Carcacía on instagramInés Carcacía on facebook
Inés Carcacía
Inés Carcacía
Mi nombre es Inés, soy gallega y vivo en Ourense, soy enfermera de profesión y de vocación, y también una apasionada de mi familia, la naturaleza, los animales, los viajes, de las diferentes culturas, la lectura y la cocina... Ayyy la cocina; me encanta, me divierte y me apasiona, amo leer y ver recetas, cambiarles ingredientes, probar a hacerlas y después que los tres chicos de mi casa lo prueben y me den su opinión.

Comparte en Pinterest

Comparte
IMG_2713IMG_2735